jueves, 6 de febrero de 2014

El alcalde de Fuenlabrada declara como imputado


El alcalde de Fuenlabrada, Manuel Robles, y el director general de Recursos Humanos, Angel Gil Blazquez, han declarado esta mañana en el juzgado de instrucción número 4 como imputados por un presunto delito contra la integridad moral y lesiones y prevaricación. 

Según la denuncia del empleado R.M.P., técnico jurídico del Consistorio, éste ha sufrido una “actitud hostil” por parte de los demandados, “apartándole por diferentes motivos de su puesto inicial de trabajo”, haciéndole vivir un auténtico “calvario”, que le obligó a cogerse diversas bajas.

De acuerdo a su abogado, José María Ruiz, el origen de la situación fue que en 2006 R.M.P. pidió al alcalde “que los puestos directivos del Ayuntamiento no estuvieran ocupados por cargos de confianza sino por personal que fuera contratado o funcionarios en virtud de los principios de publicidad y concurrencia, aparte de otras cuestiones relativas con la plantilla municipal”.

El funcionario quería que se cumpliera la normativa de nombramientos de la Comunidad de Madrid tras una avalancha de nombramiento de cargos de designación política.

El alcalde y el director de Recursos Humanos se opusieron, y a partir de entonces, según el letrado, “se le intentó apartar reiteradamente de su puesto y se le mermaron sus funciones de una forma denigrante, incluso teniendo que cogerse varias bajas”.

De acuerdo al auto del juez, se “llegó incluso a desobedecer” el auto del 20 de noviembre de 2.009 “llegando a inadmitir una solicitud de adaptación a su nuevo puesto de trabajo, compatible por su estado de salud y la incapacidad que le fue reconocida”, hecho que ha sido de nuevo objeto de recurso contencioso administrativo” seguido en el juzgado número 4 de Madrid.

Según los hechos, “si llegara a probarse que existe relación causal entre las graves dolencias, alguna de ellas anteriores a los hechos, y la incapacidad final del querellante, los hechos podrían ser constitutivos de un delito de lesiones”.

De acuerdo a Jose María Ruiz, la situación “denigrante” derivó en que el funcionario fuera cesado de su carrera, algo que también fue irregular, según el letrado.

Esta mañana, el denunciante se ha ratificado en su denuncia, y los demandados han comunicado al juez quienes eran sus abogados y se las he leído sus derechos.